CAÑAMO INDUSTRIAL

                                                               

 

Los beneficios del cañamo y la cal

El cáñamo industrial como material sostenible

Las características más destacadas de esta fibra natural son sus propiedades térmicas, ya que tiene una conductividad de 0,041 W/m*k, acústicas, con una absorción de 0,7 y bioclimáticas, ya que su amortiguamiento hace que las temperaturas exteriores, al atravesar el material, se suavicen. Un dato para que hagáis una idea del gran ahorro energético, es capaz de reducir los consumos de calefacción hasta en un 40%.

Es un material 100% reciclable. Incluso tras la demolición de un edificio, puede molerse y ser reutilizado para la producción de bloques de fibra o morteros aislantes.

Durante su producción no necesita ser fumigada ni el uso de abonos químicos, ya que no contiene proteínas (por la ausencia de nutrientes en su tallo). Retiene CO2 durante todo su ciclo de vida útil, con ello se consiguen edificios con valores de emisión de CO2 neutros o bien negativos. Contribuye así a reducir la contaminación ambiental, factor muy importante, ya que al sector de la construcción, se le atribuyen el 40% de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

 

La empresa española Estucolis, a la producción de productos constructivos a base de cáñamo. Según sus estudios, los productos de cáñamo nos dan valores negativos de GWP (Global Warming Potential) (-0,624 kg CO2eq/kg), teniendo en cuenta todo el proceso de fabricación y posible transporte del material.


Propiedades en su aplicación constructiva

En esta serie de informes técnicos sobre aislantes naturales os iremos introduciendo conceptos relacionados con el comportamiento térmico de los distintos aislamientos. Uno de los principales es la conductividad térmica K la cual se mide en (W/m*K).

La capacidad de absorción acústica del cáñamo es muy alta (0,7 sobre 1), gracias a su densidad y porosidad. Lo que se consigue mediante la absorción, es transformar gran parte de la energía sonora que lo atraviesa.

Si reflejara, el sonido se quedaría en la estancia, como ocurre con los materiales aislantes térmicos de síntesis de poro cerrado, como el poliestireno expandido o extorsionado, o del poliuretano, siendo su resultado acústico pobre, por la nula absorción acústica de estos materiales